Contáctanos: info@solucionesgtec.com


Estrategia
Estrategia

SI TU DESTINO NO ES CLARO, ¡ES MUCHO MAS DIFICIL ALCANZARLO! PLANIFICA Y CONSTRUYE TU FUTURO...

www.solucionesgtec.com/Bloggy.php?Bl=200576

"Es mejor cojear por el camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea en el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre, más se aleja" San Agustín

A un grupo de personas perdidas en un muy denso bosque, angustiadas porque iba a oscurecer pronto, les organiza uno de ellos, que se caracterizaba por ser muy eficiente en su quehacer: “vamos a organizarnos en grupos de 4… los primeros 4 irán podando entre la densa vegetación, abriendo el paso, mientras la siguiente cuadrilla se dedica a ir dando filo a los corvos, de tal forma que los que estén al frente, siempre tengan herramientas muy bien afiladas… las otras cuadrillas descansaran, y cada 30 minutos cambiaremos… los que van al frente pasaran a la última cuadrilla a descansar… los que estaban afilando pasaran al frente, y la tercera cuadrilla pasará a afilar… así hasta que salgamos de esto”… parece muy lógica y sensata su propuesta, ¿no es cierto? Muy probablemente para nosotros también hubiese sido aceptable… Hasta que de pronto se escucha una voz desde arriba… la de otro compañero en ese infortunio, que se caracterizaba por ser más visionario, quien subiendo a la punta del árbol más alto en los alrededores, les grita al resto: “Deténganse… van en dirección a internarse al bosque… estamos como a 100 metros del lindero, pero en la otra dirección”

¿Cuántas veces las empresas se dedican únicamente a ser más eficientes todos sus procesos en un esfuerzo vano por querer cambiar el destino de las mismas, en la oscuridad y densidad del bosque de la competencia? ¿Cuántas veces la visión gerencial se pierde en buscar parches de corto plazo sin siquiera tener claridad en el rumbo de hacia donde quieren llegar? ¿Cuántas veces los recursos de una organización se pierden ante el incesante esfuerzo por apagar incendios cuando ni siquiera se detiene a pensar que los está originando?

Muy frecuentemente en nuestra experiencia asesorando organizaciones y empresas con serios problemas financieros, de mercado, o incluso con problemas de reputación en temas ambientales, sociales, y otros, existe siempre un factor común: o no existe un plan estratégico que de rumbo al accionar diario, o peor aún, es un intento tan pobre, que no tiene claridad en la definición del rumbo estratégico.

Quiero compartir con ustedes algunos de los criterios fundamentales que toda estrategia debe incluir:
a) Estrategia es sinónimo de renuncia… No de amplitud. Si realmente quiere sobresalir, empiece por analizar aquellos aspectos que no le permiten construir un mejor futuro. Mucho cuidado en no ser Miope al hacer este análisis. El punto de partida es analizar lo que construye, más que lo que tiene… Más importante que su cosecha es lo que está sembrando… Más importante que su pasado, siempre es su futuro… y ese se construye con base a sus decisiones en el presente. No deje a la suerte su futuro… Tiene que tener claridad de su destino para poder alcanzarlo en algún momento. Sin embargo mucho cuidado de ver puertas adentro para tomar las decisiones… ¡sus clientes están afuera! Si no cuida a su pareja, alguien más le hablará al oído… si no cuida sus clientes, alguien más lo hará por usted… ¡La voz del cliente, pero no lo que expresa, más lo que siente, es lo más importante a integrar en su estrategia! Enfoque todos sus recursos en ello…
b) Estrategia es sinónimo de ejecución… No de secretos. Una buena estrategia es 20% inspiración, 80% transpiración… No es para guardarla bajo llave y que sólo la conozca los altos directores… Es para que todos y cada uno en la organización la viva… se apasione por ella… y sobre todo, conozca su parte y función dentro de la misma, cómo le afecta y como él o ella afecta el desempeño de la estrategia… El despliegue a lo largo de toda la organización no es de un memo… No es información, es movimiento y seguimiento… Es señales de alerta ante desviaciones… Es comunicación y participación… Alcances, recursos, tiempo, riesgos, controles, actores… pero cuidado: No es vivir planificando hasta el último detalle… Más importante son las acciones… Deje libertad a la organización, pero con claridad de rumbo y seguimiento durante la ejecución…
c) Estrategia es sinónimo de largo plazo… no de visión limitada. Mucho cuidado con mal interpretar… no se trata de pensar que lo único importante es el horizonte a lo lejos… No va a llegar mañana si no sobrevive este día. Pero el foco importante es analizar cada decisión para desarrollar ahora bajo la perspectiva si está enfocada en lo que se está construyendo en el futuro. La forma de llegar al Olimpo, dijo Sócrates, es asegurando que cada paso esté encaminado en esa dirección. Y si, por supuesto que este también tiene una advertencia importante: dado que es de largo plazo el enfoque, es imposible no pensar en temas transversales como el medio ambiente, la sociedad y los grupos de interés que ejercen y ejercerán presión sobre la organización, y por supuesto, el valor de la empresa más que las utilidades del ejercicio. La reputación, la personalidad de la Marca, y la relación con el entorno y el ambiente son aspectos que si quedan fuera, van a pasar la cuenta con fuerza.

El sol siempre brilla, aún detrás de la nube más oscura… pero eso no significa que el secreto sea esperar que pase la tormenta… puede naufragar antes que pase… no deje a la suerte su futuro... Es allí donde vivirá a partir de este día. Las cosas siempre pasan por algo… la pregunta es ¿Estás gestionando que pasen? ¿Es actor o espectador? ¿Es acción o reacción?

Del Autor



Guillermo Montúfar

Empresario, Asesor y Catedrático Universitario en Centro y SurAmérica, actualmente laborando tanto en Universidades en Chile, impartiendo clases en programas de Post Grado, como Director de Proyectos y Programas de Fondos de Cooperación. Gerente General de las empresas de Grupo Tecnología. Posee... [ver más]
Agregar VCard



Capacítate con Nosotros





Llévalo contigo...